A diferencia de muchas personas que desde muy pequeños saben lo que quieren hacer de  sus vidas, yo llegué a mi último año de bachillerato sin saber qué iba a ser de mi. Quería estudiar una carrera universitaria, eso era seguro, pero cuál. Mi primera opción era Diseño Gráfico. No sabía mucho de ello pero me llamaba mucho la atención. Sin embargo, para ese entonces no sabía muy bien como conectarme con mi lado creativo y eso me hacía sentir muy inseguro. Por la misma razón descarté Letras: hasta ese momento no había escrito jamás un cuento o algo.
Otra área que me llamaba fuertemente la atención era la de Ingeniería. Durante el bachillerato, y quizás desde antes, a uno lo orientan por esos lados. Además mi hermano estudiaba Ingeniería Industrial. 
Por aquella época la Ingeniería en Sistemas era el 'boom', por lo que me decidí por ella. Un error grande siendo mi único criterio de decisión el hecho de 'que no me llevaba tan mal con las computadoras'. Hice, para fundamentar mi decisión, un examen vocacional. Obvio, me recomendaron que estudiara Sistemas: yo ignoraba que las recomendaciones se basaban principalmente en la oferta académica de la Universidad que realizaba la prueba.
Luego venía otro problema: ¿en qué Universidad iba a estudiar? Sin conocer yo mucho de ella, un amigo me comentó que había comenzado el proceso de admisión de la UES. Me gustó, y sin buscar otras opciones, me decidí a entrar.
Fue así como, ya en el 2003 comencé mi carrera Universitaria, ignorando que unos nueve meses después estaría realizando los trámites para cambiarme a Ingeniería Industrial, pues no me sentía en mi charco.
Ahora, en el tramo final de mi carrera, me siento satisfecho. Sin embargo, recuerdo esas opciones que se presentaron ante mi en mí último año de bachillerato y veo que los obstáculos que sentía en aquel entonces han desaparecido, y les sumo además Periodismo.
Tengo casi 25 años y ciertas noches me preguntó sí habré tomado la decisión correcta, sí hubiera sido bueno dejar a un lado mis temores...
Dicen que no es bueno lamentarse por la leche derramada, así que estoy contento con lo hecho hasta ahora pero sé que no le haré mala cara a cualquier cambio de rumbo, a cualquier oportunidad.

0 comentarios: