A veces uno se encuentra con alguien y, por costumbre o lo que sea, hace un comentario. El clima, la novia, el trabajo... o algo así como un chiste de apertura. esto ayuda a que la conversación sea amena y la otra persona se sienta en confianza. Pero, ¿qué tal que ese pequeño comentario toque las más intimas fibras de la otra persona por A o B motivo? Imaginen  que van por la calle y se encuentran con algún amigo quien anda con cara llena de cansancio. Ustedes le preguntan '¿Quien murió?', sin saber que hace un par de días ha enterrado a su padre. O, después de mucho tiempo, nos encontramos con alguna amiga y de inmediato le comentamos lo delgada que esta, ignorando alguna enfermedad.
Pues bien, esto se debe a la ignorancia y fue esta misma la que ocasionó el comentario más 'hecho leña' de mi vida. Todo sucedió así:
Al encontrarme con un amigo en la U me contó de inmediato que la ha comprado una memoria USB a su novia. "¡Ah! ¿Para que no te olvide?", contesté sin pensar, como siempre.  Al instante mi amigo, entendiendo el juego de palabras, comienza a reírse y a llorar al mismo tiempo. Ignoraba yo que hacía unas horas ella lo había cortado... De cualquier forma me dijo que a pesar de lo cruel, mi comentario había sido 'el más hecho mierda' y 'matado de la risa' que le habían hecho en su vida. Así que cuidado con la ignorancia, ¿ok?

1 comentarios:

Dafne dijo...

jueee jajaj q yuka! xD bueno a todos nos a pasado que en algun momento hemos hecho un comentario que ha incomodado no solo a la persona que lo escucha sino que a uno mismo tambien ... pero bueno, de estas metidas de pata uno aprende tambien! xP