Las sillas perfectas. El olor a la cocina. Las comidas familiares. Luego, las comidas sin familia.

Las comidas sin comida

¿Dónde pudiera meterte?. Debajo es un mundo. Debajo cabemos dos. Y un juego.

Te invito a comer. Te invito a cenar. Y te invito a sentarte. Tomá asiento y desayuná.

0 comentarios: