Vos sabés, el calor es energía. El movimiento genera calor. Lo contrario, lo frío, está muerto. Hace ya un buen rato que vengo encontrándome con hombres de hielo, que entran con sutileza en mi organismo y cuando salen me dejan hecha escarcha. Yo no sé, quizás vos seás igual que ellos. Eso temo, porque también ellos, antes de que yo llegara a su gélido núcleo, me calentaron como el sol. Yo no sé. Dejame averiguarlo.

3 comentarios:

Jorge Molina dijo...

a mí también me pasa igual ahora mismo con las mujeres, yo también voy averiguarlo

Gero dijo...

Hay que arriesgarse, aunque sea para perder.

Genius dijo...

Si hay que correr ese riesgo...!