Mi imagen de una cantina era la que se mira en una película del oeste o algún episodio de Chespirito con el "Rascabuches". O sea, un lugar con unas puertas de maderas, de esas que abren a los dos lados y que son pequeñitas en comparación con el tamaño de la puerta, donde hombres de sombrero beben tragos fuertes en mesitas pequeñas mientras juegan naipes, un tipo con un sombrero de bombín toca en un piano con una cerveza encima y mujeres de la vida alegre visten trajes puritanos a nuestros tiempos y plumas en la cabeza. Un lugar donde llega un tipo extraño y empiezan peleas campales de todos contra todos, mientras el pianista y los jugadores de naipes siguen en lo suyo absortos e ignorantes de la pelea que les rodea.

Esa imagen o escena mental que tenia de una cantina, se vino abajo cuando conocí a que se le llama una cantina en El Salvador. Una cantina aquí, es una casa humilde con una ventana pequeñita hecha de barrotes, y puerta de madera, donde un montón de bolitos piden un trago fuerte con boca de hoja de jocote o algo bien acido y se quedan dormidos en la acera de enfrente. La casita con los barrotes de hierro generalmente tiene un dibujo pintado de la marca Muñeco, Tick-Tack o de cualquier bebida de mala muerte y escasa calidad que circula en el pais a modo de señal o identificación que allí se vende aguardiente.

La verdad, me hubiera querido quedar con la imagen sacada de las películas. No conozco ningún lugar decente o indecente que se parezca a algo así. Lugares que tomen el nombre si, recuerdo de uno que se llamaba "La cantina del Patrón" en la "Zona Rosa", pero ni se parecía a las de las películas, ni tuvo éxito porque creó que ni existe ya. También están los famosos "chupaderos", pero en ellos, solo se venden cervezas, los bolitos tocan a las meseras y se la pasan jayaneando, mientras ponen las 20 botellas de cerveza que se toman todas en la mesa, a modo de trofeo y ponen música en rockolas que tienen canciones más viejas que el tufo.

A veces, cuando pienso en cosas tan sin importancia como esta, y especialmente después de escribir el párrafo anterior, me doy cuenta la fijación que tengo en pensar que lo que veo en la tele que se hace en otros lados, es mejor de lo que se hace aquí. Temo, sin embargo, que no es esta una manía que solo práctico yo. Pareciera, que siempre, para imaginar o pensar en cómo puede mejorarse algo o resolverse un problema, recurrimos a recordar lo que hayamos visto en otros lados y como se hace o se maneja. Nada menos, hoy en marzo, recuerdo a gente emocionada en ir a un "pub irlandés" a celebrar el "día de San Patricio" y tomar cerveza verde. ¿Por qué. ¿Por qué un "pub" y el día de san Patricio y no una cantina de barrotes y el día de la paz, el 16 de enero? ¿Por qué en LGV, "Benihana" y "Buffalos Wing's" y no "Tipicos Margoth"? La verdad, no sé.

0 comentarios: