De Delia corría el chambre que se había enredado con un tal Fulanito. De Fulanito corría el chambre que andaba viendo qué ondas con Delia. Los habían visto uno a la par de la otra con frecuencia, aunque siempre actuando como si no fueran más que amigos. Eso, decían los amigos comunes, era señal de que algo se traían entre manos. El que actuaran como amigos era indicio de que eran algo más que eso.

Con el tiempo, la gente dejó de asociar a Delia con el Fulanito, porque parecían ya no tener cercanía. Sobreponiéndose a la vergüenza de ser metiches en un tema aparentemente inexistente, los amigos comunes le preguntaron a Fulanito si alguna vez se había topado a la Delia. A Delia le preguntaron lo mismo sobre Fulanito. Los dos respondieron que no. No, nada pasó entre ellos.

1 comentarios:

SEÑORITA ECHAGARAY. CON "A", NO CON "E" dijo...

qué dibujos tan chingones en este blog! ;)