Creo que desde siempre supe qué decir. Sin afirmar o negar categóricamente, sin decantarme por la luz o por la oscurana. Mi vocabulario parecía permitír referirme a la riqueza de los grises y a regodearme en la consistencia de las dudas. Posiblemente por esa facilidad, por esa tendencia a estar en ese término medio se me complicó tanto crecer en medio de ese mundo donde se es cero o uno. Quizás por eso es que no encuentro puesto en este mundo dicotómico, en esta paleta bicolor.

0 comentarios: