Leo, navego y escribo.

Veo tv y hago zapping.

Pienso, imagino, planeo y resuelvo el día a día y el futuro a largo plazo.

Escucho el reloj de la oficina mientras avanza la segundera y la minutera y pienso que suena como un corazón que late segundo a segundo y sostiene una vida.

Como, bebo y dejo las cascaras y los restos en la mesa de la par, aunque deteste en la mañana el espectáculo de los desperdicios y me regañe mi esposa.

Distingo a lo lejos la guitarra desafinada de un culto evangélico que mantiene el desvelo de los asistentes; así como también el sonido cumbiero y salsero de una fiesta que anima a los asistentes, e imagino que enojados deben de estar os vecinos mas aledaños a ambos eventos.

Escucho el sonido de carros y camiones que viajan a sus destinos bajo la frescura de la noche y la tranquilidad de las calles vacías.

Me remuerdo de lo que no hice y de las cosas que hice mal y de las que me arrepiento haber pensado.

Percibo la respiración tranquila y los latidos cadensiosos de la persona que comparte mi vida, que alegra mis días, emociona mis noches y me despierta con un beso en las mañanas.

Lenta y desapercibidamente me duermo también. ZZZ.

0 comentarios: