Todo debería ser más sencillo. Llegar, una linda viejecita, amable, de esas que te dicen cómo has crecido muchacha, yo te vi cuando eras bebé, y cómo pasan los años, te atiende y vos decís "Quiero café". "Café Listo", no "Nescafé Listo" -hábrase visto tanta aberración en el mundo- un cafélisto para tomar con leche caliente. Podría ser.

O bien podría ser las tres de la tarde en el edificio dos en el mercado central, la hora del café con marquesote. me declaro fan del mojar el marquesote en el café desde los cinco años.

O bien podría ser la cafetería romántica y el novio enamorado que no le gusta el café, sino que ordena esas cosas asquerosas que son todo menos café, y babear el uno por el otro a la luz de un café, que no es una bebida, es una cita, un lugar, una rutina -un lugar común que es agradable. Uno de estos pero sin tanta azúcar.

O bien, el café de Galerías, de cualquier centro comercial en San Salvador, después de andar vitrineando con las hermanas y la madrecita, y sentarse y hablar paja.

O bien, podría ser el café con los amigos entrañables que se vuelve cena, que se vuelve cervezas y uno ríe y ríe.

Pero no. Es llegar al señor Walmart en México DF, ir a la sección de café y uno dice "Quiero café" y hay mil opciones y uno -economista para su pesar- decide escoger entre una curva de indiferencia de café de calidad y una curva de isocostos muy reducida. Y esta ahí, el gran mercado, con las grandes opciones y tan pocas opciones. Que me decido por un café sabor vainilla francesa aberrante y no tan barato, pero que me gustó al final de cuentas y a pesar de ser una herejía, café que me acompaña en mis largas horas de estudio.

¿Me regalan un café?

Pero uno de verdad.

Negro, cargado y sin azúcar

2 comentarios:

iba pasando dijo...

Negro, cargado y sin azúcar.... inadmisible de otra forma. (^_^)

alexcritor dijo...

Es admirable tener tantas opciones innecesarias. Imagina llegar a una cafeteria cualquiera en Colombia y pedir un cafe por la costumbre de hacerlo asi en Sivar y q te traigan un cafe con leche. Sumale intolerancia a la lactosa y el bolsillo corto, cortito. Aqui el cafe segro se llama Tinto, cuando es con leche se llama cafe y cuando es cafe con leche pero pequeñito se llama Perico, pero si hablamos de eso entraremos a otro tema. Aniuxa, Un abrazo desde Colombia y esta tmbn es tu casa.