"Interrumpimos nuestra transmisión regular para comunicarles que Emilio se fue y lloramos su pérdida. En su honor: especial de Esnipo"


Hace como tres años entré a una página de un tipo al que medio le entendía lo que escribía. Adoré, eso sí, su poca simpatía por la Navidad. Le seguí leyendo anónimamente. La primera shoutbox en la que comenté fue en su sitio, donde debatimos durante horas sobre la forma correcta de hispanizar Megatron (es Megatrón, por mucho que me insistás) mientras yo reservaba hoteles y él seguramente leía Freakonomics. La ortografía nos obsesionaba. Los chorys nos obsesionaban. Veíamos XKCD y amábamos ICHC. Era genial el nivel de compatibilidad. A la noche y después de citarnos a la RAE innumerables ocasiones, intercambiamos direcciones de correo electrónico. El Esnipi había entrado a mi vida.

Se convirtió -él y sus letras celestito guapetón- en mi fuente de emoticones exquisitos, artículos de Digg y mi salvavidas mediante eBuddy en las largas noches de la maquila. Lloviera, temblase o hubiese fútbol de por medio, ahí estaba para decirme hola y contarme de sus dotes con las nenas. Era entretenido. Videoconferencias para verlo aprenderse Virtual Insanity, telefonemas para ver su progreso con la otra canción de Cullum o escucharle leer en inglés. Aw, la nostalgia.

Creo que hemos hablado de todo, desde la supremacía de los .FLAC hasta Montesquieu. Esnipi fue la primera persona con quien hablé la primera vez que me rompieron el corazón. Recuerdo claramente que me preguntó cómo estaba y le contesté con un corazón roto. Sé que eran casi las 3PM cuando entré al MSN, pero no recuerdo qué hora era cuando me desconecté, deshidratada de tanto llorar, pero tranquila. Esnipi se refiere al hechor como "ese majecín". La segunda vez tardó algo más en enterarse -los Esnipis gustan de ver Pokémon, hacer tiramisú y suelen desfallecer frente a su tesis-, pero recuerdo que me dijo "buenas noches, bienvenida a tu libertad". Cada vez que siento que me quiebro aparecen esas cuatro palabras y la soco.

Hablamos de Hillary, de Obama, nos mandábamos mensajitos en los discursos de aceptación. Para cuando Funes, escribimos un artículo que nadie leyó porque lo mandamos demasiado tarde, pero que me hizo despertar del letargo que me dio la apatía. Al triunfo, planeábamos ir juntos al Masferrer. Él no pudo ir, pero yo sí. Celebramos a la distancia. Fue muy muy muy bonito.

Esnipi, con su "ya me levanté, me bañé, desayuné y vi Pokémon" fue la primera persona que dijo "sí" cuando le planteé que quería un blog colectivo, a pesar de no haber blogger sobre la faz de la Tierra que sufra tanto como él a la hora de escribir. Aparte de ser infinitamente paloma porque le gusta House MD y How I Met Your Mother y los gatos y la Coca Cola con leche condensada y su hermana es genial, es de esas personas que te obliga a tratar de entender qué es lo que te quiere decir. Esnipo es un reto para esta verbalizada existencia mía. Yo lo amo. Y no quiero que se vaya :'(

3 comentarios:

Genius dijo...

Que buen homenaje, Snipe quedate en el name de Campo pagado!!!!:)

Gero dijo...

Una de las cosas que mas admiro de Snipe es que le encanta aprender y, mas aún, le encanta enseñar. En mi vida he visto que le niegue una explicación a alguien, siempre con la mejor voluntad.
Mil recuerdos se me vienen, pero sin duda, el del celestito guapetón es el más significativo.

Snipe dijo...

¡Y yo te amo también, Virginia!

ñlakjdf gracias a todos todos, realmente son especiales para mí. Es incómodo salirme, porque me encanta bloguear aunque me cueste tanto hacerlo. Cuando uno comienza a tomar las cosas en serio es cuando descubre lo que puede y no puede hacer; escribir cosas de calidad para CP con mi tiempo disponible es una de ellas.