AYER
Hubo un tiempo en este país, que quienes no eran católicos, sino de otra religión, eran apedreados, vilipendiados y acusados falsamente de cualquier cosa.

Hubo un tiempo en este país, que se cerraban periódicos y se censuraban a medios de comunicación para que solo se reportaran lo que el gobierno quisiera.

Hubo un tiempo en este país, que curas católicos fueron asesinados por las ideas que expresaron y las causas que apoyaron.

Hubo un tiempo en este país que se mataba al que expresaba opiniones o apoyaba verbal y claramente ideas diferentes a las oficiales.

Hubo un tiempo en este país en que la otra facción en conflicto, mataba a los ideólogos y apoyadores del gobierno.

HOY
Sigue habiendo en este país una clara manipulación de los medios de comunicación, de la información y de las noticias a fin de destruir reputaciones, acusar falsamente o destruir el carácter de los contrarios a la facción política que apoya al medio.

Sigue habiendo en el país claras muestras de intolerancia a minorías “diferentes” a lo “normal”, a lo ortodoxo.

Sigue habiendo en el país, debate social y político estéril lleno de improperios y acusaciones y carente de hechos comprobados y estadísticas confiables que ayuden en la toma de decisiones.

Sigue habiendo en el país gente que paga “rentas”, extorsiones y secuestros, para comprar vida, para comprar seguridad, para comprar libertad de hacer negocios.

Sigue habiendo en el país, poco acceso a la información pública, a la que refleja el manejo de licitaciones, fondos y proyectos que cuestan el doble o el triple de lo normal.

Los primeros “hubo” terminarón. ¿Terminaran algún días los “sigue habiendo”?

1 comentarios:

Karla dijo...

Para algo está la gente que no cierra periódicos y bloguea al respecto y vota y se queja y bota la basura en el basurero, supongo... Ojalá.