Vas a necesitar ojos polarizados para verme a los ojos.
Y una cubierta cósmica para abrazarme.

Acostumbrate:
cuando no te alumbre vas a sentir congelarse hasta un kilómetro dentro de vos
cuando te toque de nuevo vas a arder casi sin rastros húmedos.


Aunque escondás dentro de vos tus semillas, van a crecer hacia mi
te voy a germinar jardines que olerás desde sus raíces.


Eso, claro, cuando ya no estés en la materia oscura
y giremos centrífuga y centripetamente
expandiéndonos con el universo.

Vení, antes de volverme agujero negro.

2 comentarios:

Mishita dijo...

Lo sos! sos un sol... asi como esta entrada brilla por ella sola! me encanta!

Victor dijo...

:-)