Vienen y van días en los que me levanto con la emoción de sentir el día mientras que hay otros en los que espero a que anochezca para sentirme lleno. Pero toda la vida llego a la pregunta: ¿Qué sería mejor, tener solo días, o solo noches? La respuesta es más que obvia.

Porque a pesar de todas las cosas que en el mundo se nos niegan, hay una que cualquiera puede tener y disfrutar, aunque no siempre somos conscientes de ello. La luz que sana nuestra tristeza, nos mantiene vivos, nos deja ver.

Y que mientras la tecnología no exista, probablemente no sea privatizada.


0 comentarios: