Mirá, sobre esa calle emergen los muertos, si te vas más al sur no volvés nunca, ahí ni la autoridad llega, yo sólo tengo recuerdos de esa calle cuando jugábamos capirucho con el Chele y el Goyo, ahora ellos no se acuerdan cómo se asustaban cuando yo les aplaudía en la cara y parpadeaban los majes y les metía su patada por maricones, eso sí, después de darles la patada salía corriendo porque yo maje no soy, y vos sabés que esos quietos no se quedan. Pero ahora junto al letrero de 'alto' ya no quedan vestigios de infancia, tampoco hay niños jugando a darse verga, ahí sólo quedan muertos, la calle del Tata, que es una calle fingiendo ser matadero, que es un matadero fingiendo ser calle, donde ya no hay niños jugando a saber si tenían o no miedo. Mirá, es que sobre esta calle emergen los recuerdos, si te vas más al sur no volvés nunca.

0 comentarios: