No bailo, no quemo pólvora, no me gustan los villancicos, no puedo cocinar pavo, no me gusta el rompope -es guaro de monja-, odio las películas de Navidad, no me gustan los dramas familiares ni el ruido demencial de las balas perdidas. No me gustan los niños quemados, los pasillos llenos de golpeados, la gente que me arrastra a abrazar a entes que no conozco. No me gusta el 24-25 de diciembre. Aparte, soy atea.


Ah, pero el 31. Las cumbias, los brindis, los recuentos, las vueltas de página. Las llamadas a medianoche. Los pasos adelante. Viva año nuevo.

Pero usted que sí le hace al bailongo y comprar metralletas de dos cuadras y cantar Los Peces en el Río y cocina Chompipollo y le gusta el rompope y es una persona de familia, dele. Feliz Navidad, Saturnalia, Solsticio de Invierno. Pasadla bonito.

0 comentarios: