"Me tienes en tus manos
y me lees lo mismo que un libro.
Sabes lo que yo ignoro
y me dices las cosas que no me digo."

Jaime Sabines

Me decís las cosas que ignoro de mí, las que no me creo, las que no pretendo saber, las que he aprendido a ignorar cuando es necesario o porque es más fácil, y las cosas que no he podido retener. Ignoro y a veces tengo razones para hacerlo y otras estoy sin justificación para no saber, para haber olvidado.

A veces ignorar no es tan malo, tampoco es que me olvide. A veces ignorar es de alguna manera ser un poco feliz, o quizás no. A nadie le gusta ser ignorado, y sin embargo pasa. A nadie le gusta ignorar, y sin embargo ignoramos. Ojalá pudiésemos elegir, pero la vida funciona distinto.

0 comentarios: