Dentro de mi círculo social infantil, la idea de participar en un programa de talentos cual Salvatrucho Idol era una gran cosa. Por muchos años yo me sentí parte del grupo selecto... ya saben. Yo fui, y canté frente a la audiencia; la gente me vio, y todo eso. "Háganse a un lado, perros --yo fui, y canté en Jardín Infantil".

Grande mi sorpresa fue, después de algunos años, que por mucho que intente recordar los detalles de tal día, parecería más ser un evento en mi memoria nunca sucedió. Y mi mamá jura que yo nunca he ido. Así que me quedo con la duda, lo cual me lleva a la conclusión de que he vivido una vida de engaño. Respecto a esto, una de mis hipótesis concuerda con que en alguna ocasión, un amigo me contó sobre su experiencia en Jardín Infantil. Ya saben, lo usual: las niñas, el casting con "Los pollitos", el micrófono y los aplausos. ¿Y yo? Quién sabe. ¿Será que inconscientemente, al escuchar sobre el evento, haya proyectado mi experiencia en la de él? ¿Será que realmente me tomé mara mí su vida? ¿Seré un cleptómano en términos de experiencias vividas?

Hasta la fecha, podría ser que toda mi vida sea una mentira. Bueno, al menos la vivida hasta el año 2007, en el cual me hice mi cuenta de Facebook. De acuerdo a la evidencia recopilada, mi vida es tan aburrida, porque a nadie parece importarle si canté o no en  Jardín Infantil de niño. Así de pasajeras son estas malditas modas, hoy en día...

3 comentarios:

Genius dijo...

que buen post, una experiencia no vivida, una no experiencia vivida, una experiencia vivida??

Gero dijo...

Si, me acuerdo cuando escribí aquel post sobre un programa infantil al que nunca fui. Pero no te preocupés tu problema no lo sucede a cualquiera.

Matheo Logu dijo...

Puya yo siempre quixe ir... pero mi mamá me puso la condición que tenía que cantar coritos cristianos. =P