América, constante dolor de parto. Parto de sí misma, evolución constante, continente de la esperanza desde que fuera descubierta por quienes terminaron escribiendo la historia porque ganaron con el pulso de muerte, que invariablemente trajo otra vida que no se acaba.

América que se descubre a sí misma entre el aprehender su ayer en la prisa de llegar al mañana. América, linda tierra que se descascara. América que palpita, América que se siente viva tras el manto occidental con que le hemos cubierto. América, contradicción plena, vida que se pierde y vida que resiste terca a las garras tenues del olvido. América, mezcla, unicidad y diferencias, tierra donde se camina con el corazón mas allá de las imaginadas fronteras y uno aún se siente un poquito como en casa.

América, historia tan vieja y tan nueva, me dan ganas de salir corriendo y de darte un abrazo, tomarte la cabeza y decirte quedito así no es la cosa, nana, y enderezarte el camino. A vos si dan ganas de corregirte suavecito. Todo porque lo más lindo tuyo, mi América multicolor, multiforma, multiaroma, multitextura, es que si hay un lugar en el mundo donde la historia no se acaba aún, ahi donde aún es posible revertir la locura del mundo es en vos, tierra de amalgamas, donde desde siempre otro mundo fue posible.

Victor

* Quise llamarlo "Pensar en América oyendo el Alturas de Machu Picchu, genialidad musical que solo pudo salir de este pedazo de mundo" Pero muy largo. Me conformo con dejarles pegado el segundo track, para que se deleiten: 

[Parte 1]


[Parte 2]

0 comentarios: