Tengo 28 años. Podría ser ingeniero biomédico pero a los 19 años me di cuenta que era feliz ayudando a la gente de forma directa y no a través de darle mantenimiento al equipo médico-hospitalario. Podría haber sido profesor de literatura porque a los 12 años ya había leído dos veces el Quijote y una vez Hamlet con todo y sus análisis. Podría ser sacerdote salesiano, pero conocí mujer y entendí que querría pasar el resto de mi vida junto a una a la que actualmente sueño encontrar alguna vez, aunque sea cinco minutos - la vida es eterna en cinco minutos, dicen-. Podría ser poeta, pero no tengo talento para esos menesteres, pese a venir intentando hacer versos desde los siete años (con frecuencia después de los hormonales catorce). Podría ser guitarrista, pero nunca me dediqué a charranganear el requinto que me heredó mi abuelo paterno y me conformo con ser un amante constante de la música. Podría ser un perfecto caballero que no dice "malas palabras", pero en tercer grado descubrí que era rico dar una buena puteada transgrediendo así la conservadora educación en la que crecí. Podría ser un vergo de cosas, podría ser un atleta delgado y mujeriego, un líder revolucionario de camisa roja y boina verde, un empresario políglota, o un suicida exitoso. Pero soy solo yo solo, el que eligiendo ser sí mismo optó por ser psicólogo, y que optando por sus ideales eligíó el área social-comunitaria, y que por andar de coherente y ético le cuesta hallar trabajo.

Podría haber escrito otra cosa, pero como la vida es una sucesión de podrían irrealizados que constituyen la maravilla de estar vivo y ser quien soy aquí y ahora (mire que no es cosa fácil existir a esta edad, siendo este un país tan peligroso para ser joven). Lo que soy, lo que vivo, lo que vivo a través de mis congéneres esta regado en cada línea que voy dejando atrás, podría parafrasear a mi admirado Jimi y decir que si soy libre, es porque siempre estoy escribiendo.


Victor


P.D.: A continuación, la "♫ Who are you...♫" que me gusta, es de un grupo de rock psicodélico setentero llamado The Frost. La ♫ Who are you...♫ de The Who no mucho (de ellos prefiero Boris The Spider, Teenage Wasteland o The Seeker),  quizas porque mucho le han dado en los CSI. Hay otra canción homónima de Black Sabbath, que aparece en el Sabbath Bloody Sabbath, pero que no me gusta tanto como esta:



The Frost - Who are you [Frost Music, 1974]


(Podría no haber puesto solo la rola, pero me gusta saber que sé XD )

3 comentarios:

iba pasando dijo...

A los 12 años quería ser misionero en áfrica, pero me dí cuenta que la utopía comunista no era más que una utopía.

A los 17 y medio quería ser ingeniero biomédico, pero estaba muy lejos mi casa de la don bosco.

A los 30 me quería casar, pero me di cuenta que el matrimonio es una mierda (en la mayoría de los casos)

Hoy día soy ateo, técnico en tecnología, soltero permanente, y bien contentón (algunos dirían feliz)

Y me gusta la música setentera!!!

Clau dijo...

podrias ser todavía muchas cosas...33 años nada más es media vida, dicen por ahí, y mirá cuántos te faltan para eso!!!!

Felicidades por tu elección, si el trabajo es el lugar donde uno pasa literalmente la vida entera, mínimo que te guste

Cc¡ dijo...

Yo también te felicito por el trabajo que realizas como psicólogo y como dicen por alli arribita puedes llegar a ser muchas cosas mas...