--- Excepción: Hola, estoy cubriendo a Leslie. Pero le prometo que no me vuelvo a aparecer otro viernes, a menos que eso decida el profe---


Quien siendo extranjero vive un partido de la Selecta en El Salvador se lleva una idea mitad errónea, mitad precisa, de quiénes somos: el salvadoreño es el nativo de El Salvador, hijo de hogar monoparental, cuyo tata mató tunco y no le tuvo miedo. Tiene DUI, sabe dónde queda La Chulona. Eso decimos que somos. Sin sociolingüística, sin identidad cultural, sin conciencia de clase, el salvadoreño es eso, un bolito de azul cuya camisa dice DIGICEL. Y eso se lleva, eso divulga al mundo.

CNN dice que hemos mutado de guerrilleros a mareros a carnada de los mareros gobernados por los ex-guerrilleros.

Boquitas Diana dice que somos un pueblo solidario y sonriente con gran tendencia a gustar del almidón con sabor a queso.

El salvadoreño no se conoce y eso es una pena. Si salimos a la calle a preguntar por algo que consideremos "nuestro", más de alguien mencionará las pupusas o al Mágico y ya: todo lo que somos se reduce a una tortilla con frijoles y a un pobre ex-futbolista drogadicto, nada más. No sólo no sabemos qué somos, sino que nos avergonzamos de ser aquello que no nombramos. Si no me cree, veamos:

* El uso de la palabra huishte.

Llámeme ignorante, pero no conozco un sinónimo en castellano para huishte. Me parece una palabra alegre, suena tan bonita... pero cae bajo la categoría "india". Disfruto ampliamente la experiencia de ver vidrios quebrados y la gente con debate mental buscando cómo referirse al mismo sin usar esa palabra. Huishte es poderosa, nadie le encuentra sinónimos. Es una preciosa palabra en nahuatl y, como muchas de sus congéneres, se les discrimina por su origen.

* "Acá dice Fidel Sánchez Hernández ¿Quién es él, es como Fidel Castro?"

Esas palabras fueron dichas hoy temprano en la UCA. Más precisamente, en la biblioteca de la UCA. Nos quejamos de nuestros gobernantes y ni sabemos quiénes son/han sido. Sin comentarios.

* Pronombre//Forma arcaica de la segunda persona en singular.

No entiendo cuál es el odio con el pobre pronombre. Todos intentan echarle tierra, como si fuera cagada de gato ¿Que es una forma arcaica? Sí ¿Que es indio? ¿Por qué? Es tan armónico el "vos", es tan cercano, es tan creíble. Es como que me habla a mí. La publicidad de la era Mia Colucci hace que nos saludemos de beso, que nos tratemos de "tú", que digamos "chale" y "chido". Y,en nuestro contexto cultural, se siente falso. Y sabe a plástico. Y huele a plástico. Y es, seguramente, plástico.

***
PD: No se me ocurre mayor cosa, es que yo ya escribí de esto y se parece mucho a lo que Ana dijo el lunes, aí pase a dispensar.

8 comentarios:

EL SUM dijo...

Puya... no hay mejor forma de decirlo.

Gracias.

iba pasando dijo...

Ayer estaba leyendo sobre el conflicto actual (que ya es bien viejo) de croatas y bosnios en la zona de sarajevo y kosovo; y siempre he pensado que es estúpido que te pelees con alguien por tu: religión, idioma, costumbres, cultura y cualquier otra babosada que pensés que los identifica como pueblo único.

El nacionalismo exacerbado hace que odies a los foraneos, el malinchismo hace que le beses el trasero a los extranjeros.

Así que VOS lo mejor que podés hacer es darte una vuelta por el mundo al estilo hippie mariguano y se te muere cualquier pizca de nacionalismo.

Soy Salvadoreño dijo...

Virginia, sinceramente no creo que ser salvadoreño es decir huishte o decir holas vos como estas?

Algunos nacionalistas, como los catalanes definen su sentido de pertenencia por su lengua, pero eso no lo creo yo.

El idioma es solo un instrumento de comunicacion, pero eso no nos define ni personalmente, ni como grupo, de las misma forma que comer pupusas y tomar pilsener tampoco.

Saludos

El mal ejemplo dijo...

1)Aunque uno no sea un fiel adepto de la hipótesis Sapir-Whorf, la lengua es la sedimentación (milenaria?) de la cultura; reflejo del espíritu y praxis de los pueblos.
2)Los cambios en la lengua no son antojadizos. El castellano no tiene tantas palabras de origen árabe porque castilla estaba enamorada del profeta, lo mismo que los anglicismos de ahora no son una casualidad; reflejan los vaivenes sociales.
3)Creo que el tradicional menosprecio por el "voseo" tiene origen en la rígida estructura de clases que caracteriza(ba?) a El Salvador.

Yo voseo a diestra, pero más a sinietra.

Virginia dijo...

@El Sum: Gracias

@Iba Pasando: El fin del nacionalismo es borrar cualquier vestigio de identidad nacional y reemplazarla por lo que sea que los líderes de pensamiento quieran que considerés tu identidad nacional.

@Soy Salvadoreño: Yo no creo que el uso o no-uso de localismos te defina como parte de un país, lo que critico es el pleno rechazo a la idiosincracia nada más: si bien el voseo no es algo que defina al salvadoreño, es algo ampliamente usado y, por más que la publicidad intente ignorarlo, es un hecho cultural fuertísimo. Eso me enoja, el total rechazo, explícito o intrínseco, a algo que es tan evidente como que el agua moja.

@El Mal Ejemplo: ¿Será?

El mal ejemplo dijo...

La tarea de aprender una lengua indígena no fue fácil para los frailes: encontraron muchas diferencias gramaticales con la suya y que las categorías culturales, codificadas gramaticalmente y expresadas a través de la lengua, no tenían correlato directo en castellano. Muy grande debió ser la sorpresa de los frailes al no encontrar la palabra “religión” entre las lenguas del nuevo mundo. Es uno, entre muchos ejemplos, de las diferencias culturales que se materializan en las lenguas; a través de ellas, podemos acceder a sistemas de pensamiento muy diferentes al nuestro.

La lengua mexicana

Nadie dijo...

Me gustó bastante esta entrada.
Me da risa lo ignorante que se puede hacer ver la gente pretendiendo ser educada o "fina".

¿Te pasaste a Comunicación Social ya?

Virginia dijo...

@Nadie: El ciclo que viene :)