Walk with me, Suzie Lee,
through the park and by the tree

Tu muerte, hace ya casi un año, significó una metástasis que no paró hasta que otro féretro acabó bajo tierra, muchos meses después. Los trozos de mi vida como la conocía hasta entonces fueron cayendo en cámara lenta, cámara agónica, hasta que no tuve más remedio que comenzar desde cero.

Mientras te cargaba en el carro, dentro de la bolsa negra, podía sentir tu cuerpo volviéndose rígido. Llegué justo a tiempo para suplicar que me quitaran tu cadáver de mis manos. El sepulcro, la cal, el café, los chistes de velorio. Él no asistió. Tampoco asisitió a la despedida del segundo féretro. Él fue un trozo más que cayó, un destrozo más con el que tuve que lidiar, cuando todos se fueron y me quedé llorando sobre tus restos, con un grillo como única compañía. En alguna de esas sesiones de llanto recordé que te llevaste un secreto a la tumba. Sólo vos viste lo que él me hizo; una, dos veces. Y pensé, aunque sea por eso, aunque sea porque fuiste su cómplice silencioso, él debió haber venido.

Sé que me hubieras protegido de la tercera vez si hubieras estado con vida. Él me enterró viva. Y si fue difícil cavar el agujero que es ahora tu lecho, imaginate descavar el mío propio; vencer mi esencial deathwish, la tentación de dejar de respirar, y comenzar a arañar hasta volver a la superficie, con algo de tierra en los pulmones. Lo hice. Y mi trofeo por esa lucha lo llevo a mis espaldas todo los días.

Él ya no puede hacerme nada. A vos te extraño, y es por vos que le temo a la muerte. No a la mía. No a la muerte "evento", sino a la muerte "ausencia". Es un dolor irrevocable, aún cuando tengo la pomada de los buenos recuerdos. He soñado con vos solamente una vez: una sola imagen, 24 cuadros en un segundo que resumió una década completa. Todavía me vuelvo loca rogando porque una sola de mis memorias sobre vos se materialice para tocarte otra vez.

Sé que te enorgullecería ver en lo que me he convertido desde la última vez que nos vimos (una pesadilla, ver cómo tus ojos se iban apagando). Todavía lloro sin consuelo, si soy tan amable de permitírmelo de vez en cuando, pero estoy tan bien como nunca. Las cicatrices que me dejó esta guerra te las dedico a vos.

When I wake tomorrow I'll bet
that you and I will walk together again

7 comentarios:

JazZ dijo...

si pes aki me tenés "por últimisisima vez" ja, hey y que pasó? sha no tenés blog propio? weno poko a poko nos ponemos al día oyó, bueno c u around!

JazZ dijo...

woops el coment anterior iba dirigido a la virch, jo! para que no asha confusiones... em ... am si esta tripiado este blog, sha le di una "hojeadita" felicidades a todos los participantes...
... les daremos un premio de consuelo

jaja, no ps felicidades muchachos sigan asi.

Aniuxa dijo...

Apareciste!!!!!!! Qué bueno verte Jazz

JazZ dijo...

Anitaaa!! wooo ke dice la mera hormiga atómica! jojo it´s good 2 c u 2. se siente bien volver a "casa" jojo hey, scribime a allambro@gmail.com, te mando de volada una invitación para mi blog (s ke ps ya no tngo tu mail woops!)
venga ps c u soon

Genius dijo...

Ligia una vez mas indescriptible!!!! esperar una semana es demasiado para volverte a leer!!! mis respetos!

Bendiciones!:D

SK Mario dijo...

Mai Gad! Que bueno te quedó!yo sé lo q se siente resurgir de las cenizas, mas no lo q se siente llevarlo en la espalda!

[Alecita ♥] dijo...

Sin palabras...