¿Te acordás de nosotros? Existía el nosotros, éramos vos y yo. Todo mundo queriendo ser parte tuyo y mio, pero estábamos ensimismados, vos en mí, yo en vos y así nos gustaba. No sabíamos que era obvio, no sé cómo lo descubrimos, supongo que fue un poco mirar para afuera, un poco mirar el mundo, pensar lo que hacíamos, pensar dos, tres y hasta cuatro veces nuestro siguiente párrafo de vida y tal vez nos ganaron las preocupaciones, ya no fuimos impulsivos, ya no fuiste lo que eras, quisiste guardar distancia. Un día supe que algo había cambiado en vos y en mí y en la forma del nosotros, así que yo también cambié. Ahora sos vos pensando en vos y soy yo pensando un poco en mí, ahora somos dos, vos en tu tiempo, en tu espacio, en tu contexto y ahora soy yo bastante lejos de vos.

Entonces X equivale a los días del calendario, a los días sin vos, a los días que sólo puedo recordar como una fotografía instantánea (polaroid). Así que X equivale a las promesas de verdadero o falso, a las cosas que no tuvieron importancia, al tiempo que nunca recuperaremos, a la canción que odiamos, a esa película que escogimos para ver y resultó ser el peor dolor de cabeza. X es ese libro que terminamos de leer por obligación, esos lugares con los que no tenemos ninguna conexión emocional y al final, al final de todo, sólo somos vos y yo marcados.

2 comentarios:

Gero dijo...

La entrada de Victor y la tuya me han hecho sentirme tan identificado... por supuesto, con situaciones distintas, con personas distintas. Pero la marca queda.

Genius dijo...

Muy profundo...pero excelente!!!

bendiciones:)