Existen ciertas canciones que me causan algo grande a un nivel mental y emocional que no podría explicar, me ha pasado con algunas bandas y debo decir que he pasado meses despertándome con la misma canción o con el mismo disco, porque cuando una canción me gusta no puedo dejar de escucharla, ahí está repitiéndose una y otra vez.

Cada quien tendrá su historia con la música, y quizás yo no sea una persona de discos, soy más bien de canciones, aunque han habido discos que los he escuchado una y otra vez como por ejemplo el You are the quarry de Morrissey o el Oh, inverted world de The Shins, entre otros. Es increíble todo lo que una buena canción te puede hacer sentir. A veces he escuchado una canción sólo dieciocho segundos y ya me gusta, justamente porque me provoca una combustión emocional que no se puede describir.

Definitivamente no tengo una banda favorita, pero puedo hablar de personas que son canciones y viceversa, es así, a veces cuando escucho una canción suelo recordar como en un video a una persona y es deliciosamente genial. Lo mejor de la vida es esa música que nos hace sentir un carnaval de hormiguitas por dentro, la euforia de descubrir una canción, caminar a través de ella y pensar en por qué no la habíamos escuchado antes.

Alguien dijo por ahí que una buena canción siempre te va a recordar un buen lugar, y eso es completamente cierto. Si tengo que mencionar canciones les diría que me gusta There is a light that never goes out de The Smiths,
I like you de Morrissey, Closer de Travis, Letter to Hermione de David Bowie, De la ausencia y de ti de Silvio Rodriguez, La distancia adecuada de Christina Rosenvinge y etcétera.

Hay canciones que nos encuentran, que se agarran a nosotros, que nos llaman y no podemos estar bien hasta que las escuchamos, y aunque no conozco muchas canciones soy feliz con las que he vivido a todo volumen.


2 comentarios:

Lust for life dijo...

<< Por que una buena canción siempre te va a recordar un buen lugar >>

El mal ejemplo dijo...

"y aunque no conozco muchas canciones..."

¬¬

No creo que sea tan cierto eso de la buena canción. Hay buenas canciones -dispensen las tendencias emoescas- que me recuerdan a lugares excesivamente miserables.
Ah, pero qué delicia masoquista!