Excelente idea para un post, Trace.

Manejar es una de las actividades que más desprecio en el mundo. Para mí, aunque las distancias se acortan, más parecería que los tiempos de uso se extienden; ya saben, como sucede con los teléfonos. Ir a no-sé-dónde, regresar por no-sé-quién, pasar días y noches enteros en la calle. Pero peor aún, y creo que es la razón principal por la que siempre desprecio estar frente al volante, es soportar la naturaleza salvaje del conductor común y silvestre. Parecería que todos sus instintos asesinos salen a la luz en el justo momento de girar la llave del vehículo, y se preparan para atentar contra la vida de los otros.

Lo peor de todo, es que es una ira bastante incoherente. Digo, viene el típico bebedor que acaba de gastar demasiado dinero en cervezas para sus amigos, pero es incapaz de regalarle dos segundos al carro que quiere entrar a su carril. O esos que viven las épocas festivas: "¡Feliz navidad, maldito perro!". Mi temor es un día despertarme, tomar las llaves de mi auto, y darme cuenta de que cuando manejo, no soy yo mismo. O quizá ese es quien realmente soy, en el fondo. Es preocupante. ¿Será que toda mi felicidad es una ilusión, y que en el fondo, estoy listo para agredir a cualquier viejita cruzando la calle? "No le digás nada, podría ser un loco con una pistola", dicen algunas personas. En el fondo, todos los que manejan parecen estar locos.

Detesto manejar.

4 comentarios:

Raquel dijo...

Uno se asusta cuando se le sale la caja de lustre frente al volante. ¿Será que tenemos tanta ira reprimida? Yo también odio manejar... y mientras manejo odio muchas cosas más, cosas para las que tengo paciencia y tolerancia, siempre y cuando vaya en el asiento del pasajero.

Soy Salvadoreño dijo...

Reflejas exactamente mis sentimientos al volante.

La frase que mas me gusta: "O esos que viven las épocas festivas: "¡Feliz navidad, maldito perro!""

Saludos.

iba pasando dijo...

Me gusta manejar, lo hacía hasta hace algunos años en que el tráfico se volvió insufrible.

Actualmente solo manejo después de las 12 de la noche, el tráfico es decente y a los borrachos ya me los puedo a todos.

Ron dijo...

Me hiciste recordar a mi padre. No es violento manejando, sigue todas las reglas... ¡pero le grita a todo el mundo! Da miedo y risa.