Ha llegado el día, este es el final.

Lo sé, he visto el arma bajo tu almohada. Sin embargo, no creo que tengas el valor de hacerlo.
Estoy harto, no viviré más bajo tu miedo.
¿Mi miedo? ¿Qué me dices de vivir bajo tu sombra, no es eso peor?
No hay nada más terrible que despertar cada noche, sabiendo que tú estás ahí, siempre al acecho, esperando el momento perfecto para dar el golpe final...
¡Estúpido! Nuestro destinos están amarrados, mi muerte supondría la tuya también. ¡Lo sabes muy bien!
Eso ya no me importa. Si para destruirte debo morir, moriré.
Pero eres un cobarde, un estúpido cobarde: tu mano tiembla y el sudor escurre en tu frente mientras apuntas... ¡no lo harás!
La vida es una mierda, la tuya, la mía...
¡Detente! ¡Suelta esa arma!
No quiero sufrir más, reír, sentir... lo único que deseo es morir.
¡Bum!
La policía encontró, horas más tarde, a un hombre desnudo frente a un enorme espejo. Estaba rodeado por un charco de sangre, aún con gotas de sudo en su cuerpo y se había pegado un tiro por la boca.

5 comentarios:

iba pasando dijo...

El mejor lugar para pegarse un balazo es atrás de la oreja en dirección al centro del cerebro. Es infalible porque no choca con ningún hueso.

Y si es al contrario (te van a disparar), sonríe, si tenés suerte pegará en los dientes y cambiará de dirección.

(consejos de un dr. maxilofacial)

Snipe dijo...

iba pasando se echa su par de cervezas diarréicas con los maxilofaciales. xD

Y sí, buen post. (:

EL SUM dijo...

Vaya pleito del subconsciente.

Muy bueno.

Gero dijo...

@iba pasando: el disparo en la boca es algo simbólico: significa silencio. Gracias por el consejo, sonreiré siempre que me disparen. Saludos.

@Snipe: gracias. Sería bueno que nos invitara...

@EL SUM: gracias. Sólo se me ocurrió una manera de terminarlo.

iba pasando dijo...

Interesante lo de "silencio", no lo había analizado así.

Al herr salchicha me han invitado, si no me cambian los planes, allí estaré y voy a cambiar la diarreica por la dulzona de la samba.

See ya..