Paco tenía una banda. Una muy mala. Además, su cantautor –él- era tan pésimo que no podía más que cantar sobre cómo Julia lo dejó, y los demás odiaban a Julia. Parece que el lío en la banda estaba peor que el caso de los Beatles con Yoko Ono. La diferencia: ni un puto éxito. La solución para su problema de dinero (una vez establecida y aceptada la mediocridad de la banda y su estancamiento en el mundo primaveral-amistoso-municipal-lastimoso) era cantar música de U2. Y es que a su país jamás llegaría una banda como U2. Especiales acá, tributos allá, con una banda como ésa sus problemas económicos de adulto con complejo de adolescente estaban saldados. Donde ciegos, el tuerto es rey. Nunca falta quien quiera oír a U2, sino como segunda opción (no por deslegitimidad musical, sino por comercialización y difusión) un Pearl Jam, más repertorio por aprender. El underground famoso, pero lleno de árboles que caen sin que nadie los escuche ¿realmente existieron? Terrible el anonimato. Como Paco. Como sus canciones por Julia.

Julia valía más bien todas las de Joshua’s tree, o bien engomarse el pelo tipo Bono. Julia valía que él no fuera Paco. Para Julia, era Bono y,  para él, Julia era Julia. It’s a beautiful day y una Electrical Storm. El soundtrack de unos sueños en medio de un sin pan y un poco de cabellos en la cama, una calle menos atroz, más menos salvadoreña y menos más triste.

Julia se borró del underground. Paco siguió con los lentes oscuros y esperando tener una nariz más pronunciada. Esperando ser Bono o Eddie Vedder. Deseando el over-under-ground de su under-under-ground. Mientras, con su cigarro y su bebida saldada, el anonimato sentaba mal. Julia ahora era de alguna secta ultraconservadora. Jamás volvió a oír música pagana. Jamás volvió. ¿Cómo se va más abajo del suelo? ¿Cómo se hace un agujero más profundo? Le dio por escribir sus pensamientos en jueves santo cuando el “Perdón, señor mío, Dios mío perdón” a Paco le sabían a un Sunday Bloody Sunday.

Entonces, Bono conoció a Matea, Matea era una Julia y para Matea, Bono era Paco. Y con lentes o sin ellos, Paco divisaba algún árbol en medio de los muchos asistentes, mientras el sonido al destapar la cerveza cortesía del bar le decía que -en efecto- el árbol había caído.



San Salvador, 2004.






No tengo UNA banda favorita, tengo demasiadas... me declaro incompetente en este tema. 

4 comentarios:

DeaR dijo...

Ni modo, cuando se es telonero, hay que defenderse con algunos 'covers' pero, esos sí, se deben hacer con respeto, con admiración, en forma de homenaje, no como queriendo saludar con sobrero ajeno si, al fin y al cabo, un cover es sólo un 'refrito' de un éxito anterior.

¿entendido "Maná"?

Jerry H. dijo...

el clima lluvioso y Paco me sentaron mal.

Marcelo dijo...

El asunto es ke nuestro Paisito ninguna banda triunfa con temas originales...eso fue por los 90s cuando bandas como Broncco, Ovni, Prisma, Prueba de Sonido e inclusoo solistas como Roberto Salamanca, se embarcaron en esa aventura y lo lograro...hoy en dia no hay una sola banda que tenga ni el recurso economico ni los huevos de hacer algo propio...de hecho, hacer algo asi es para saber que no lo vas a vender..no van a comprar tus discos...es mas una satisfaccion personal que el hecho de convertirte en una mega estrella del Rock nacional...
Algunas bandas actuales solo imitan estilos, arreglan canciones y en el peor de los casos solo vuelven a grabarlas...es decir..un disco de Covers...si no preguntenle a Eskina Opuesta, con sus refreitos de cumbias,o a Reed con sus refritos de Los Eclampticos o a Freeway que es una vil copia barata del estilo de Rabanes...
Que Pena...
Es mejor como dice Dear tocar a manera de homenaje y no Saludar con sombrero ajeno...de hecho la mara lo que pide escuchar en los lugares de musica en vivo es eso...Covers...exitos de sus grupos favoritos interpretados por "x" banda...será lo mas cerca que esten de escucharlos en vivo...

Solamente !

ALX AND1N0 dijo...

Me gustó lo que leí. Hay muchos Pacos por ahí, y a lo mejor hasta yo he sufrido mi propia Julia.
El músico fracasado y niño viejo habita dentro de muchos de nosotros. No pocos hemos tomado una guitarra en soledad, cerrado los ojos, rasgado un acorde y fantaseado que una multitud se enardece al escucharnos...

Saludos!